El Viaje Chamánico

 

¿ Que es el Viaje Chamánico ?  

 

 

En mi experiencia personal, el Chamanismo no está sujeto en particular a ninguna cultura, doctrina o religión; tal como yo lo concibo, Chamanismo es una forma de estar y entender el Mundo,  en conexión con todos los Seres vivientes, puesto que todos estamos hechos de energía y espíritu. Las rocas, los animales, las plantas, el viento, el agua, la tierra, el fuego, todos y cada uno de nosotros estamos relacionados a través del espíritu que da Vida a la materia.

 

Mucho antes de que la Física Cuántica pudiera explicar este fenómeno de que todo en el Universo está conectado, las Tribus antiguas de todo el mundo ya vivían en esta armonía con la Naturaleza y con los ritmos vitales naturales, y es un regalo que su sabiduría perdure a través de los tiempos para que podamos recuperarla y hacer buen uso de ella, entendiendo que cada ser vivo que nos rodea está al servicio nuestro camino de evolución.

 

“el viaje chamánico con tambor es una herramienta utilizada por chamanes de todo el mundo para acceder a lo que podemos llamar un estado amplificado de conciencia, que va más allá de la percepción de los cinco sentidos físicos”

 

El propósito del viaje es acceder al espacio interno en el que afloran desde el Inconsciente, el Coraje de afrontar una determinada situación, la Energía para ejecutar una tarea especial, la Sabiduría para ocuparse de un problema difícil, la Determinación para conseguir una meta deseada, para descubrir un potencial o un talento oculto, para mejorar una relación personal y para conocer aspectos de nosotros mismos que no son visibles desde el estado ordinario de la mente.

 

Los Chamanes llaman “Mundo Invisible”, Realidad No ordinaria o Nagual es esa parte de la Conciencia que en occidente conocemos como Inconsciente, y que es el lugar donde quedan registradas todas las emociones, experiencias vividas, memorias ancestrales, aprendizajes, creencias, y en el que también guardamos como un Tesoro oculto, todos los Recursos Internos propios que nos ayudarán a manejarnos mejor en la vida cotidiana.

 

El ritmo del tambor, así como la meditación o la hipnosis, nos ayudan a acceder a este estado mental de relajación profunda y lucidez  entre la vigilia y el sueño, y es aquí donde sucede la “magia” cuando nos dejamos llevar….

 

“Dejarse llevar” no es someterse a ningún trance hipnótico ni quedar bajo la influencia o control de otra persona. Durante la experiencia uno está completamente despierto y con capacidad de autogobierno en todo momento y es quien decide sus acciones y reacciones, pudiendo poner fin a la experiencia en cuanto así lo desee. Todo lo que se requiere es permanecer atento, observar y escuchar.

 

“en el silencio interior están todas las respuestas “

  

>>  Vivir la experiencia,

  

Técnicamente el Viaje Chamánico se puede considerar como un cambio de frecuencia, que facilitado a través del Tambor, entre 4 y 7 Hz por segundo, permite alcanzar el estado cerebral de ondas Theta similar a la meditación profunda, para acceder al inconsciente y desde allí, formular un propósito concreto con el fin de recibir una respuesta lo más acorde posible con nuestra consulta.

 

 Nuestro cerebro funciona con un lenguaje simbólico,  así pues se suele manifestar en forma de visiones, dibujos, símbolos, colores, arquetipos, sensaciones, intuiciones, sonidos, olores y cualquier otra forma abstracta que podamos identificar y utilizar como información.

  

 

>>  Elementos que se suelen utilizar en el viaje:

 

El facilitador del viaje utiliza el Tambor, inciensos, Palo Santo, Agua Florida o Copal para purificar el ambiente, la Maraca para abrir los espacios, plumas, velas y algún amuleto, piedra o mineral que se quiera impregnar de la energía del encuentro.

 

El participante sólo necesita ropa cómoda, y es recomendable un pañuelo para cubrir los ojos durante el viaje.

 

El Animal de Poder y el Lugar de Poder son elementos energéticos que se desarrollan durante el viaje y que acompañan y guían la experiencia.

 

Propósito es la intención explícita  que ponemos sobre un tema en concreto del que queremos obtener un mejor entendimiento, para que la energía del viaje se concentre en esta dirección.

 

>>  Las etapas del viaje:

 

 Suelo comenzar con una breve explicación de la experiencia para familiarizar a los asistentes con lo que va a suceder. Aquí os doy las directrices de cuando empieza el viaje, como poner el propósito, cuando volvemos, etc. y os muestro los toques de tambor que se utilizarán durante el proceso y para la llamada de regreso.

 

El trabajo se realiza tumbado para conectar mejor con la respiración y poder hacer una relajación guiada del cuerpo y la mente, generalmente con los ojos tapados para mantenerlos a salvo de la luz y favorecer la mirada interna.

 

Después seréis guiados a un lugar de poder donde os encontráis con vuestro animal de poder o Totem, allí ponemos el propósito en común o de manera individual, y comenzamos el viaje con el sonido del tambor.

 

El canto del tambor dura aproximadamente de 15 a 20 minutos y el viaje sucede de manera totalmente libre sin indicaciones externas. Finalizado este tiempo, se realiza la llamada para volver al lugar de origen y regresar lentamente al espacio-tiempo del presente.

 

 >>  Qué sucede después del viaje:

 

 Una vez re-colocada la energía de cada persona, invito a compartir la experiencia de manera grupal si es tu voluntad, en un entorno de máximo respeto e intimidad expresando sólo aquello que te apetezca comentar con el grupo, y también si lo prefieres, puedes consultarme en privado, o reservar la vivencia para ti.

 

Tu viaje no es algo concreto que alguien externo a ti pueda interpretar, siempre vas a encontrar por ti mismo el significado de tu vivencia y el nexo que tiene con tu vida cotidiana.

 

“toda la información está siempre en tu interior, así como la manera de aplicarla en tu realidad particular”

 

Lo más interesante de vivir la experiencia grupal, es que te sientas parte de esta pequeña Tribu que se ha reunido para el propósito, y la sinergia que se manifiesta en el círculo hace que, como individuo, te empoderes y te reconectes con Todo y con todos.

 

Este trabajo de autoconciencia opera cambios sutiles en nuestra vida cotidiana, y quizás nos sorprendamos haciendo algunas cosas de manera diferente o bien que personas de nuestro entorno cercano nos comenten que sienten algún cambio en nosotros, incluso si en el momento de regresar del viaje la mente no es capaz de comprender todo lo que ha sucedido, puede que el entendimiento venga en días posteriores.

 

Me gusta recomendar que una vez en casa puedas tomar un momento para escribir o dibujar la experiencia como la sientas, ya que al materializar de manera externa el proceso vivido, pueden venir a la memoria valiosos detalles del viaje que han podido pasarte desapercibidos.

 

Y por último,  nos despedimos y cerramos el círculo….hasta el próximo encuentro si sucede.

 

Ahó, Mitakuye Oyasin! por todas mis relaciones.

 

(Oración Lakota que significa: todos somos uno, todos estamos en íntima relación, se invoca para que todas las relaciones sanen)